Breve historia sobre Barreiros: el sueño roto de un gran fabricante español. ¿Qué tuvo en común con Aston Martin?

breve-historia-sobre-barreiros:-el-sueno-roto-de-un-gran-fabricante-espanol.-¿que-tuvo-en-comun-con-aston-martin?

Breve historia sobre Barreiros: el sueño roto de un gran fabricante español. ¿Qué tuvo en común con Aston Martin?

Barreiros 3 thumbnail

A no ser que seas muy joven, si te gusta el mundo del motor y conoces un poco la historia de la industria automovilística española, habrás leído o escuchado sobre Barreiros, una gran compañía dedicada a la construcción de distintos vehículos y a la de sus sistemas de propulsión. Su fundador, Eduardo Barreiros (1919-1992), fue conocido como un emprendedor insaciable, innovador y cuya meta era llevar los productos fabricados en nuestro país a lo más alto del panorama internacional.

Durante los años 30 y hasta el estallido de la Guerra Civil, Eduardo trabaja como mecánico a raíz de una serie de negocios que comenzó su padre en Galicia. Al término del conflicto bélico y con base en la escasez de medios de transporte públicos, Barreiros abre su propio taller familiar donde se montan autobuses a partir de distintas piezas reusadas, especializándose paralelamente en el mercado de los gasógenos. Poco a poco, la empresa crece y comienza a diversificarse, llegando a convertirse incluso en una constructora de obras públicas.

Barreiros 4

En 1949, el taller se amplía y se inicia la transformación de motores de gasolina a diésel. Desde entonces, Barreiros pasa a ser sinónimo de propulsor de gasóleo español, obteniendo éxito nacional y reputación mundial. Para entonces, Eduardo ya ha trasladado la producción a Villaverde, en el sur de Madrid. Actualmente, en esas instalaciones se ensamblan coches de Stellantis, como el Citroën C4.

Habiendo desarrollado su primer motor con tecnología propia, Barreiros empieza a vender esta clase de máquinas en masa, llegando a colocar tres unidades diarias del modelo EB-6 en 1954. Más tarde y no sin varias complicaciones burocráticas, arranca la fabricación de vehículos completos y otros propulsores diésel más pequeños que tuviesen cabida en automóviles, algo que da pie a un acuerdo con Chrysler por el que se comercializan varios turismos de origen extranjero en España, pero movidos a gasóleo.

Barreiros 2

Esto ocurre entre 1963 y 1969, periodo en el que nacieron, por ejemplo los famosos Dodge-Dart Barreiros y Simca 1000. Durante esta época, Barreiros supera los 7.000 millones de pesetas de facturación y su estabilidad financiera queda garantizada gracias a los estadounidenses, llegando a considerarse la compra de los rivales españoles SAVA y ENASA. Sin embargo, con el paso del tiempo, el sector se tambalea, las diferencias con los norteamericanos afloran y las ventas caen.

Chrysler adquiere el 77% de Barreiros Diésel a la puerta de la década de los 70 y, debido a una mala gestión, destruye paulatinamente el tejido industrial que Eduardo había creado al mismo tiempo que la competencia zaragozana se hace fuerte. Al final, los “yanquis” venden sus filiales europeas a los franceses de PSA Groupe en 1978, que se encarga de crear distintos modelos de Talbot, Citroën y Peugeot en Madrid hasta nuestros días.

Barreiros 1

DBEE: la desconocida y curiosísima conexión entre Barreiros Diésel S.A y Aston Martin

Corre el año 1959 cuando, dentro de Barreiros Diésel S.A, se funda la división David Brown Engranajes España, exclusivamente dedicada a la fabricación de sistemas de transmisión (sobre todo cajas de cambio manuales y diferenciales) bajo una licencia británica. Esa autorización, que permitía explotar una serie de patentes, pertenecía a David Brown Engineering Limited, una corporación inglesa especialista en tales componentes mecánicos desde 1873.

Resulta que David Brown III (1904-1993), nieto del fundador de esa compañía, fue propietario de Aston Martin. Este hombre compró la famosa marca de automóviles de alto rendimiento en 1947 tras ver publicado un anuncio en el periódico The Times que no indicaba quién estaba detrás. Tiempo después, convirtió su proyecto personal de coche deportivo, el Atom, en un producto descapotable de fabricación en serie que terminaría por denominarse DB1 (por sus iniciales). Un ejemplo más para los que suelen decir que “este mundo es un pañuelo”.

Barreiros 5

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *