El GP de San Remo de 1948, Alberto Ascari logra su primera victoria en Fórmula 1

el-gp-de-san-remo-de-1948,-alberto-ascari-logra-su-primera-victoria-en-formula-1

El GP de San Remo de 1948, Alberto Ascari logra su primera victoria en Fórmula 1


El GP de San Remo de 1948, Alberto Ascari logra su primera victoria en Fórmula 1
La recta de meta del circuito de Ospedaletti

En estas líneas ya hemos contado cómo la ubicación de la Cote d’Azur fue un lugar sembrado de carreras, desde Niza a Mónaco. Pero también se extendió un poco más, llegando a la Riviera italiana con los GP de San Remo en Ospedaletti. Y en 1948, la Fórmula 1 llegó al trazado italiano.

San Remo dista apenas 30 kilómetros al este de la frontera francesa, y sólo 44 con Mónaco. Es una típica ciudad de la costa, entre montañas y con rincones marítimos de un azul magnífico. Pegado a su oeste se encuentra la pequeña población de Ospedaletti, tradicionalmente pesquera y encastrada en un enclave rocoso. Curiosamente es allí donde se iba a ubicar el circuito para el Gran Premio de San Remo.

Los antecedentes del GP de San Remo

De hecho, ya el 25 de julio de 1937 hubo una primera edición de la carrera que efectivamente se desarrolló en la ciudad de San Remo, en un circuito de 1.862 metros que unía Vía Roma con la que entonces era la Vía Vittorio Emanuele -hoy Giacomo Matteotti- hasta llegar al casino de la ciudad y volver a Vía Roma. Fue una carrera para «voiturettes» casi monomarca, pues todo eran modelos de Maserati 4CM y 6CM. Lo significativo de la carrera fue el retorno a la actividad deportiva de Achille Varzi tras supuestamente dejar atrás sus adicciones. La clase del piloto de Galliate quedó patente al ganar su manga y sobre todo la carrera final, lo que le dio la victoria absoluta.

Achille Varzi gana el GP de San Remo de 1937Achille Varzi gana el GP de San Remo de 1937

Pero a los vecinos y comerciantes de la ciudad no les gustó tanto la carrera, justo como había pasado nueve años antes en Mónaco. Pero mientras en el Principado hubo indemnizaciones y continuidad de la carrera, en San Remo se puso punto final al experimento. La Segunda Guerra Mundial tampoco ayudó a plantearse nada una vez se desató en 1939. Pero después, con el renacer de las carreras, el Automóvil Club de San Remo decidió recuperar la carrera en la zona.Pero puso los ojos en Ospedaletti.

Diseñaron un circuito de 2.625 m que iba a ser la base para el trazado definitivo de los años siguientes. Sin embargo, esta vez no convocaron una carrera de monoplazas, sino de «coches sport», aunque de nivel internacional. Fuel el 13 de abril de 1947 cuando el francés Yves Giraud-Cabantous realizó una carrera impecable con su Delahaye 135S, conteniendo los ataques de sus rivales al principio para escaparse después. En esta ocasión la carrera fue mejor acogida, lo que impulsó la ambición de los organizadores.

La Fórmula 1 llega a San Remo

Así que para 1948, en concreto para el 27 de junio, tomaron la decisión de organizar el III Gran Premio de San Remo de nuevo para monoplazas, acogiéndose a la Formula Internationale vigente en ese momento, que no era otra que la Fórmula 1. Para ello, ampliaron el circuito hasta los 3.380 m, que sería el trazado que se usaría en lo sucesivo en Ospedaletti para las carreras de coches y de motos.

GP de San Remo de Ospedaletti - circuitoEl trazado de Ospedaletti del GP de San Remo

Comenzaba en la arteria principal de la población, cerca de la playa, en el corso Regina Margherita para tomar una horquilla de izquierdas que, a través de la Vía Camilo Benso Conte di Cavour, que enlazaba con el corso Marconi, se adentraba en la barriada de Coldiroli. El trazado se caracterizaba por curvas muy técnicas junto con tramos rápidos. Sin dejar nunca el corso Marconi, dos curvas de izquierdas volvían a enlazar con la recta de meta -que en realidad era curvada, al estilo de Mónaco-, zona de máxima velocidad y descanso para los pilotos. Dependiendo de la categoría, unos lo llamaban «pequeño Nürburgring»’, otros «pequeño Isla de Man».En lo que todos coincidían era en la personalidad y atractivo de la pista.

Una pista que, pese a ser obviamente urbana, era llamada oficialmente como Autodromo Permanente di Ospedaletti por cuestiones legales y administrativas. Allí iba a debutar el nuevo monoplaza de Maserati, que hacía un esfuerzo considerable en la postguerra con tal iniciativa. Recordemos que por un lado estaba Alfa Romeo con sus 158 de 1938 -que no concurrirían a San Remo-, por otro estaba Ferrari nacida apenas un año antes -y que de hecho no iba a participar oficialmente, sino que Raymond Sommer corría con el 166I chasis 008I de la Scuderia Inter-. Así que Maserati había tomado su modelo de 1939, el 4CL, y lo había modificado y mejorado, dando como resultado el 4CLT/48, que en algunos medios y fuentes recibió el sobrenombre de «Tipo San Remo».

Pero Maserati no participaba tampoco con su propio equipo, sino que era la Scuderia Ambrosiana, con sede en Milán, la que de manera semioficial llevaba a la pista los modelos de los de Módena. Para el debut del 4CLT/48, la Ambrosiana los puso en manos de Luigi Villoresi el chasis 1593 y el 1594 para el joven Alberto Ascari.Frente a ellos iba a haber una buena competencia. Estaba Giuseppe Farina con un Maserati 4CLT, Louis Chiron con un Talbot Lago T26 SS de la SFACS Ecurie France, Luigi Fagioli en un Maserati 4CL de la Scuderia Milano, Emmanuel de Graffenried en otro 4CL de la Scuderia Platé. No faltó tampoco Yves Giraud-Cabantous con ganas de repetir victoria en otra modalidad, esta vez con un Talbot Lago T26 de la Ecurie France. También estaba el talentoso piloto brasileño Chico Landi, o el tailandés Bira. En total, 16 inscritos que se contaban entre los mejores pilotos en activo del momento.

El III Gran Premio de San Remo

Ascari, Farina, Sommer y Villoresi en el GP de San Remo de 1948Primera curva del GP de San Remo de 1948: Ascari, Farina, Sommer y Villoresi

Los entrenamientos dejaron patente la velocidad de Luigi Villoresi, que hizo una pole incontestable que dejaba a su compañero Ascari en segundo lugar, pero a más de dos segundos, mientras que Nino Farina completaba la primera línea de parrilla y confirmaba las expectativas de un duelo a tres. El domingo, bajo un sol intenso del inicio del verano en el Mediterráneo, Tazio Nuvolari, quien ganó la Mille Miglia de dicho año, era el encargado de dar el banderazo de salida. El piloto de Mantua seguía compitiendo, pero no había encontrado lugar para esta carrera.

Al bajar la bandera italiana, Alberto Ascari tomó la delantera en la primera curva por delante de Villoresi, Farina y Raymond Sommer, que fueron poco a poco abriendo un hueco. Ya en la primera vuelta se produjo una baja: Luigi Fagioli tenía un problema mecánico en su Maserati y dejaba la carrera. Mientras tanto, era Farina el que presionaba a Alberto Ascari, que pese a su juventud mantenía firme en el liderato.

Franco Comotti y Chico Landi abandonaron en las vueltas 8 y 9 por problemas mecánicos, y poco después, en la catorce, Luigi Platé tenía un accidente que también le obligaba a dejar la carrera. La prueba se había reducido a una lucha a tres. Pero no duraría mucho. En la vuelta 27, el acelerador de Farina empezó a fallar, a lo que se unió un problema de carburación, lo que le hizo retirarse sin posibilidad de reparar las averías. Ahora la carrera era un duelo entre los dos nuevos Maserati 4CLT/48.

Villoresi en los boxes del GP de San Remo de 1948Villoresi en los boxes del GP de San Remo de 1948

Al principio, Villoresi fue muy incisivo con su compañero, pero Ascari estaba realizando una carrera impecable. Ni un fallo en el complicado circuito urbano. Y además, mediada la prueba empezó a subir el ritmo y distanciarse. Todo ello, cuando Yves Giraud-Cabantous, el vencedor del año anterior, se salía de pista por un error y, riéndose de su fallo, volvía a pista con la ayuda del público. A su vez, el argentino Clemar Bucci fue cuajando una carrera de menos a más, hasta superar al Ferrari de Sommer para colocarse cuarto, mientras que Bira rodaba tercero a poco del final acercándose a Villoresi. Pero al príncipe tailandés no le sonrió la fortuna, y se quedó sin gasolina a tres vueltas del final.

Alberto Ascari era aún conocido como el hijo del gran Antonio. Pero aquél día empezó a labrar su propia fama y a ganarse la admiración del automovilismo. Cuando completó la vuelta 85 y vio la bandera a cuadros, acababa de ganar su primer Gran Premio Internacional, y su primera carrera de Fórmula 1, dejando a una vuelta a Villoresi, que llegó en segundo lugar. Bucci era tercero a dos vueltas y Sommer cuarto, pero ya a tres vueltas, mientras que Rosier llegaba quinto a cuatro vueltas y Chiron sexto a cinco. Mientras tanto, Bira estaba empujando su coche para cruzar la meta -y lograr así la prima de llegada-, quedando séptimo también a cinco vueltas. Tras ellos, completarían la clasificación Yves Giraud-Cabantous, Eugène Chaboud y Rudi Fischer.

Pese a haber ganado su primer Gran Premio, las crónicas de la época aún pensaban en el Ascari del pasado: «en el momento en el que le ha sido colocada la corona de laurel, nuestro pensamiento ha volado a su gran padre desaparecido, que en la historia del automovilismo italiano ha escrito páginas inolvidables». Poco podían imaginar que «Ciccio» Ascari, el hijo, iba a superar en éxitos y gloria a su padre.

El destino del circuito del GP de San Remo

Eugenio Castellotti prueba el Lancia D50 en diciembre de 1954Eugenio Castellotti prueba el Lancia D50 en diciembre de 1954

El circuito de Ospedaletti se instaló en el calendario de pruebas no puntuables de Fórmula 1. En 1949, la victoria de Juan Manuel Fangio allí sería el empujón casi definitivo a su carrera en Europa. Repetiría en 1950. Para 1951, el ganador sería Alberto Ascari de nuevo, esta vez en un Ferrari. Pero sería la última carrera de F1 en el trazado. En los entrenamientos, el 20 de abril, el Talbot-Lago T26C-DA de Johnny Claes pasó por meta con un problema de frenos. El piloto agitaba las manos, pero al llegar a la primera curva, chocó contra las protecciones de paja. Antonio Cavestri, de 44 años, empleado del Hotel Royal de San Remo, falleció al día siguiente por fractura craneal, mientras su mujer Argia Spagna y dos espectadores más sufrieron lesiones graves, pero se recuperaron. Claes salió indemne, pero abandonó el evento.

Curiosamente, el equipo Lancia de F1 hizo de San Remo su pista de pruebas. En diciembre de 1954 realizaron unos test en solitario, con la pista cerrada al tráfico y Eugenio Castellotti al volante, para tener listo el D50 de cara a la temporada 1955. La desaparición del equipo a mediados de ese año hizo que no volvieran tampoco a probar en pista. Las motos siguieron haciendo uso del trazado urbano para carreras hasta el año 1972, cuando finalmente el 8 de octubre fue cerrado para siempre. En 1988 se instauró un evento anual de motos y coches que mantiene viva la memoria de un trazado que, casi milagrosamente, se mantiene todavía intacto en su recorrido.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *