Renault Espace, a prueba: un SUV híbrido que convence en marcha

renault-espace,-a-prueba:-un-suv-hibrido-que-convence-en-marcha

Renault Espace, a prueba: un SUV híbrido que convence en marcha

Viajamos a Portugal, concretamente a Oporto, para conocer el nuevo Renault Espace. Ya no se trata, como antaño, de un monovolumen, ya que se ha reconvertido en un SUV grande que tiene mucho que ver con el Renault Austral, que probamos recientemente.

El nuevo Espace llega con la posibilidad de contar con siete plazas y se ofrece en exclusiva con una motorización híbrida no enchufable, algo que pocos ofrecen.

Tiene un precio de partida de 43.500 € , que lo hacen competitivo frente a otros rivales directos, SUV híbridos con hasta siete plazas. En esta prueba de contacto hemos conducido una unidad con el acabado Iconic, que se va a los 48.000 €.

Estos son precios sin descuentos. En el momento de escribir esta artículo existe una oferta de lanzameinto de la marca que lo deja en 42.200 euros de partida. Además existen descuentos del Renault Espace, que puedes encontrar en nuestra sección de coches nuevos, publicados por concesionarios oficiales de la marca y que rebajan aún más esa cantidad. Echa un ojo también a nuestro apartado de financiación de coche, ya que contamos con herramientas que ayudan a pagar a plazos el vehículo que busques. Ahora toca analizar a fondo este nuevo Renault Espace:

Exterior

Si lo ves desde el frontal vemos que el nuevo Renault Espace 2024 es casi idéntico al Renault Austral. Tenemos en el centro el nuevo logo de la marca, retocado recientemente. Toda la parrilla tiene un tramado de lamas verticales exactamente idénticas y con eso se consigue que se funda visualmente con los faros, que cuentan con tecnología LED, intermitentes integrados y la clásica luz diurna en forma de lágrima.

En la parte baja el paragolpes tiene también forma de lágrima y en los extremos se juega con la forma de flecha que ayuda a canalizar el aire hacia las ruedas.

En el lateral ya vemos alguna diferencia. Se nota que es un coche de un mayor tamaño, con una mayor distancia entre ejes, si bien la caída de la ventanilla es exactamente igual a la que tiene un Austral. Eso sí, la puerta es de un mayor tamaño que en el SUV compacto. Un detalle: al menos en el inicio de su vida comercial no puede elegirse con una carrocería en dos colores, algo que sí ocurre en el Austral.

[/caption]

En la zaga cambia el portón respecto al Austral, si bien los pilotos son idénticos, que juegan a meterse en él, casi hasta el logo. Otras diferencias son el alerón superior, que le queda especialmente bien, y el paragolpes inferior, que incluye unos cortes en los extremos que simulan salidas de aire.

Y no, no nos olvidamos de sus medidas. El Espace mide 4,72 metros de longitud, lo que sighnifica que es 21 cm más largo que el Austral. De ese aumento 8 centímetros corresponden a la mayor batalla, que se queda en 2,74 metros. Comparten ambos todocaminos el 1,84 de anchura y los 18 cm de altura libre al suelo, si bien el Espace es 2 cm más alto, se va a 1,64.

Interior

Por fuera se parece bastante al Austral y por dentro he de decirte, entre tú y yo, que también. Y eso es bueno. No me convence el volante achatado en su base y parte superior (llamadme clásico) ni la amalgama de mandos satélites en el lateral derecho (selector de marcha, limpiaparabrisas y sistema multimedia) que hacen que te confundas las primeras veces, pero en general es un buen interior.

La amplitud es muy generosa y, sobre todo, integra de manera fabulosa la tecnología de conectividad, que es muy fácil de usar. Me atrevería a decir que es mucho mejor que la que usan muchas marcas premium.

Tenemos tras el volante una pantalla para el cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas y la acompaña una de 12 pulgadas en posición vertical que integra el sistema Android Automotive y que como decíamos es de los mejores del mercado. Lo mejor, que conserva mandos físicos para funciones como la climatización, algo que siempre nos gusta.

La consola central es idéntica a la del Austral. Tiene una parte que puede moverse para acceder a los huecos de abajo y que al mismo tiempo puedes usar para apoyar la mano al operar la pantalla (no llegarás a la parte superior, he de decir).

¿Dónde están los cambios? Pues en las plazas traseras.  La gente que busca un Espace quiere, sobre todo una cosa, espacio. Y la verdad es que hay mucho hueco para las piernas, gracias a la mayor distancia entre ejes respecto del Austral. Ayuda mucho a no tener sensación de agobio y a aumentar la amplitud la tapicería clara y el espectacular techo panorámico de cristal (es opcional, cuesta 1.000 euros) que a pesar de no tener cortinilla se oscurece bastante bien en ratos de mucho sol.

No contamos con los tres asientos individuales habituales del Espace pero sí una banqueta dividida en dos que puedes mover hasta 20 cm (26 para abatirlos y poder entrar a la tercera fila de asientos. Porque el aforo no se acaba ahí.

Para entrar a la tercera fila hay que hacer algún esfuerzo. Son dos asientos de uso ocasional o bien para niños o gente muy pequeña. El asiento está en una posición bastante baja y ello te obliga a llevar las rodillas algo flexionadas cuando el respaldo que tienes delante. Además, a pesar de que hay unos maravillosos reposacabezas, mi cabeza golpea antes en un rebaje del techo antes de poder apoyarla en ellos.

No son una plazas demasiado hábiles, pero ahí están. Y lo bueno es que Renault te las da gratis. Sí, porque puedes elegir el Espace con cinco o siete asientos, sin coste adicional. Y siendo gratis, pues creo que la mayoría de los potenciales clientes lo elegirán con ellas. ¿Por qué? Pues porque ya que te las dan, las coges, ¿no?

Maletero

Accedemos al espacio de carga con un portón de accionamiento eléctrico y el espacio de carga con siete plazas en uso  es bastante testimonial, con 159 litros según vemos en la ficha técnica del modelo. Resulta muy sencillo abatirlos, tirando de unas cintas empujando.

En esa posición, que seguro es la más habitual para los propietarios del vehículo, con cinco plazas en uso, tenemos 477 litros como mínimo y hasta 677 litros, en función de lo adelantada o retrasada que coloques la segunda fila de asientos.

Tiene algún detalle interesante y me ha gustado particularmente que puedes colocar parte de la base para separar el espacio y que hay un espacio para llevar el estore que cubre la zona de carga y no tener que dejarlo por ahí.

A veces todos necesitamos llevar algún objeto grande y voluminoso. Para ello, podemos abatir también los respaldos de la segunda fila de asientos y conseguir un espacio de 1.714 litros de capacidad en esta versión de siete asientos.

Motor

Curioso, cuanto menos, que un gallego viaje a Portugal a conocer un coche con matrícula francesa, ensamblado en Palencia, que lleva en sus entrañas un motor realizado en Valladolid y una caja de cambios hecha en Sevilla. Un coche muy español, la verdad.

Bajo el capó contamos con el sistema híbrido de 200 CV de potencia total combinada que es de inicio el único sistema de propulsión que puede elegirse. Combina un motor 1.2 gasolina de tres cilindros de 131 CV, combinado con dos eléctricos, uno de 68 CV que puede mover las ruedas por si solo y otro de 34 CV cuya misión es ayudar en la regeneración eléctrica y sincronizar las dos cajas de cambio de este coche (no tiene embrague) de forma que se acompasen los giros del motor de combustión y eléctricos. Suena un poco lioso pero en marcha no tiene tanta complicación.

Comportamiento

La ruta que nos propuso la marca era realmente completa. Tanto por longitud como por versatilidad, ya que comprendía diferentes tipos de uso del coche. Pudimos probarlo en ciudad atravesando la ciudad de Oporto (bajo un aguacero enorme), circulamos un buen rato por autovía y también en carreteras secundarias con curvas bastante ratoneras, un ámbito que, obviamente, no es el más indicado para el Espace.

Pero ojo, incluso ahí se desenvuelve bastante bien. Tenía muy presente la prueba a fondo del Austral, su hermano más pequeño con idéntica plataforma y sistema híbrido de propulsión y la verdad es que las sensaciones son muy similares. Me explico: Tenemos un coche con un sistema híbrido que consigue moverse mucho tiempo en eléctrico. En la parte urbana de Oporto conseguimos cifras en el entorno de los 5 l/100 km.

El sistema está pensado para que regenere energía de forma muy sencilla. En ciudad o carreteras secundarias, a poco que levantes el pie del acelerador, empieza a regenerar. Puedes además hacer uso de las levas tras el volante para aumentar o reducir esa capacidad de regeneración de energía. Es por ello que en esos ámbitos los consumos pueden ser bastante ajustados.

Otra cosa es cuando te mueves en autovía, cuando la entrega de potencia es más constante, sin continuas aceleraciones y deceleraciones, con lo que el consumo se acerca más al de un SUV grande, entre 7 y 8 l/100 km.

La cifra de homologación de consumo del Renault Espace es excelente, de apenas 4,6 l/100 km. Sus prestaciones son correctas para un coche de este tipo, pues completa el 0 a 100 km/h en 8,8 segundos, con una velocidad máxima de 175 km/h.

Una cosa que me ha llamado bastante la atención de este coche, habida cuenta de sus dimensiones, es que resulta bastante ágil. Eso se debe a dos razones, primero, es bastante ligero para tratarse de un SUV híbrido, es algo menos de 1.700 kilos, con una batería de 2 kWh de capacidad –notable para tratarse de un enchufable, más o menos el doble de lo que usa Toyota, marca de referencia en los híbridos–. Por otro lado, el sistema 4Control que usan las versiones más completas. Eso hace que tengas una dirección un poco más comunicativa (no esperes gran cosa), pero el eje trasero direccional ayuda en diversas ocasiones.

Para empezar, ayuda a la hora de tomar curvas a alta velocidad, con un mayor aplomo, y luego también a realizar maniobras en espacios reducidos a baja velocidad, al girar hasta 5 grados en sentido contrario, logrando un radio de giro muy bueno.

Con el sistema 4Control ganas también una suspensión trasera multibrazo. Eso hace el coche más firme, sin que llegue a ser incómodo. El Espace no balancea en exceso, y cabecea poco al acelerar o frenar. Resulta aplomado y firme, en parte gracias a los neumáticos de 20 pulgadas de perfil bajo que montan las versiones equipadas. Puedes además, cambiar un poco algún parámetro de chasis y respuesta el motor con el botón en el volante de los modos de conducción Multi Sense. Estos programas son Perso, Eco, Confort y Sport.

¿Algo que no me guste del Espace del apartado dinámico? Posiblemente, que le falta un poco de refinamiento al sistema híbrido, que está todavía en sus albores. No notarás absolutamente nada en autovía, muy pocas veces en ciudad, pero en carreteras secundarias y quieres implicarte un poco en la conducción, jugando con las levas y la capacidade de retención (no el cambio), notas a veces esas transiciones entre marchas y se demora un poco que entre la marcha porque los giros de los motores deben acompasarse.

Sí le falta en esas situaciones un poco de refinamiento. Y es casi es el único pero que le puedes poner cuando vas en una conducción dinámica. A ritmos tranquilos apenas lo notas. Hora de ver ya las conclusiones.

Opinión coches.com

Tras haber conducido el Renault Espace, toca haber unas pequeñas pinceladas a modo de conclusiones tras  del primer contacto. Para empezar, el nombre del modelo. Muchas de las críticas que he leído acerca del coche es que no es un monovolumen como debería. Es cierto, pero eso no es algo achacable a la marca como a los compradores, que se han lanzado a comprar otros formatos, a por estos SUV con una tercera fila de asientos, más o menos hábil. Las compras se han dirigido ahí y no puedes luchar contra las tendencias.

Por lo demás, me parece un coche muy bueno en todo lo referente a tecnología, a acabados y en cuanto a equipamiento. También los consumos que se pueden lograr en conducción urbana y en carreteras secundarias, donde se puede exprimir mucho el sistema eléctrico, y el dinamismo si eliges las versiones altas de gama con el sistema 4Control de eje trasero direccional.

En el debe de este coche, esa tercera fila de asientos que no resulta tan práctica como en otros modelos, que solamente se ofrezca con una mecánica y no cuenta con variantes de tracción total como por ejemplo sí tenía el Koleos, que es el modelo que sustituye junto al anterior Espace.

Por precio sí que convence, ya que esos 43.500 euros de partida lo hacen competitivo frente a otros rivales con motores híbridos. Nuestra unidad de prueba tenía el acabado Iconic, que se va a los 48.000 euros, pero con todo lo que incluye sigue siendo una cantidad correcta para los precios actuales de los coches.

Renault Espace iconic E-Tech full hybrid 7 plazas


7.3
Nota

Lo mejor

  • Buen nivel de equipamiento y tecnología
  • Interior amplio y bien rematado
  • Consumos bajos en ciudad y secundarias

Lo peor

  • Única motorización, sin versiones 4×4
  • Tercera fila de asientos testimonial
  • Transmisión algo lenta en conducción dinámica

Diseño8.5

Habitabilidad8.5

Acabados9

Maletero7.5

Equipamiento9

Motor8

Comportamiento8

Calidad Precio0

Galería de fotos:




























































La entrada Renault Espace, a prueba: un SUV híbrido que convence en marcha aparece primero en Todas las noticias de coches en un solo portal: Pruebas, fotos, vídeos, informes….

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *